¿Qué fué la Guerra Fría? 

guerra

Guerra Fría, se produjo luego de la abierta pero restringida rivalidad que se desarrolló después de la Segunda Guerra Mundial entre los Estados Unidos, la Unión Soviética y sus respectivos aliados. 

La Guerra Fría se libró en los frentes político, económico y de propaganda y sólo tuvo un recurso limitado a las armas. El término fue utilizado por primera vez por el escritor inglés George Orwell en un artículo publicado en 1945.

Con este termino, el escritor se refirió a lo que predijo que sería un estancamiento nuclear entre dos o tres monstruosos superestados, cada uno de ellos poseedor de un arma con la que se puede exterminar a millones de personas en unos pocos segundos. 

Fue utilizado por primera vez en los Estados Unidos por el financiero y asesor presidencial estadounidense Bernard Baruch en un discurso en la Casa de Estado en Columbia, Carolina del Sur, en 1947.

Los orígenes de la Guerra Fría

Tras la rendición de la Alemania nazi en mayo de 1945, cerca del final de la Segunda Guerra Mundial, la incómoda alianza bélica entre los Estados Unidos y Gran Bretaña por un lado y la Unión Soviética por el otro comenzó a deshacerse. 

Para 1948 los soviéticos habían instalado gobiernos de izquierda en los países de Europa del Este que habían sido liberados por el Ejército Rojo. Los estadounidenses y los británicos temían la permanente dominación soviética de Europa oriental y la amenaza de que los partidos comunistas de influencia soviética llegaran al poder en las democracias de Europa occidental. 

Los soviéticos, por otra parte, estaban decididos a mantener el control de Europa oriental para protegerse de cualquier posible amenaza renovada de Alemania, y tenían la intención de extender el comunismo por todo el mundo, en gran parte por razones ideológicas. 

La Guerra Fría se había consolidado en 1947-48, cuando la ayuda estadounidense proporcionada en el marco del Plan Marshall a Europa occidental había puesto a esos países bajo la influencia estadounidense y los soviéticos habían instalado regímenes abiertamente comunistas en Europa oriental.

La lucha entre las superpotencias

La Guerra Fría alcanzó su punto álgido en 1948-53. En este período, los soviéticos bloquearon sin éxito los sectores occidentales de Berlín Occidental (1948-49), los Estados Unidos y sus aliados europeos formaron la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), un comando militar unificado para resistir la presencia soviética en Europa (1949).  

Los soviéticos explotaron su primera ojiva atómica (1949), poniendo fin así al monopolio estadounidense de la bomba atómica, los comunistas chinos llegaron al poder en la China continental (1949), y el gobierno comunista de Corea del Norte, apoyado por los soviéticos, invadió los Estados Unidos, que apoyó a Corea del Sur en 1950, desencadenando una indecisa Guerra de Corea que duró hasta 1953.

Entre 1953 y 1957, las tensiones de la Guerra Fría se relajaron un poco, en gran parte debido a la muerte del antiguo dictador soviético Joseph Stalin en 1953, sin embargo, el punto muerto se mantuvo. 

En 1955 se formó una organización militar unificada entre los países del bloque soviético, el Pacto de Varsovia, y ese mismo año Alemania Occidental fue admitida en la OTAN. Otra etapa intensa de la Guerra Fría fue en 1958-62. 

Los Estados Unidos y la Unión Soviética comenzaron a desarrollar misiles balísticos intercontinentales, y en 1962 los soviéticos comenzaron a instalar secretamente misiles en Cuba que podían utilizarse para lanzar ataques nucleares contra ciudades estadounidenses. 

Esto desencadenó la crisis de los misiles en Cuba (1962), un enfrentamiento que llevó a las dos superpotencias al borde de la guerra antes de que se llegara a un acuerdo para retirar los misiles.

La crisis de los misiles en Cuba demostró que ni los Estados Unidos ni la Unión Soviética estaban dispuestos a utilizar armas nucleares por temor a las represalias del otro (y, por tanto, a la aniquilación atómica mutua). 

Las dos superpotencias pronto firmaron el Tratado de Prohibición de los Ensayos Nucleares de 1963, que prohibía los ensayos de armas nucleares en la superficie. 

Pero la crisis también endureció la determinación de los soviéticos de no volver a ser humillados por su inferioridad militar, y comenzaron a acumular fuerzas convencionales y estratégicas que los Estados Unidos se vieron obligados a igualar durante los siguientes 25 años.

Durante la Guerra Fría, los Estados Unidos y la Unión Soviética evitaron la confrontación militar directa en Europa y participaron en operaciones de combate reales sólo para evitar que los aliados desertaran al otro lado o para derrocarlos después de haberlo hecho. 

Así, la Unión Soviética envió tropas para preservar el dominio comunista en Alemania Oriental (1953), Hungría (1956), Checoslovaquia (1968) y Afganistán (1979). Por su parte, los Estados Unidos ayudaron a derrocar un gobierno de izquierda en Guatemala (1954), apoyaron una invasión infructuosa de Cuba (1961). 

También, invadieron la República Dominicana (1965) y Granada (1983), y emprendieron un largo (1964-75) e infructuoso esfuerzo para impedir que el Vietnam del Norte comunista sometiera a Vietnam del Sur a su dominio.

guerra

Hacia un nuevo orden mundial

Sin embargo, en el curso de los años 60 y 70, la lucha bipolar entre los bloques soviético y americano dio lugar a un patrón más complicado de relaciones internacionales en el que el mundo ya no estaba dividido en dos bloques claramente opuestos. 

En 1960 se produjo una importante división entre la Unión Soviética y China, que se amplió a lo largo de los años, rompiendo la unidad del bloque comunista. Mientras tanto, Europa occidental y el Japón lograron un crecimiento económico dinámico en los años cincuenta y sesenta, reduciendo su relativa inferioridad con respecto a los Estados Unidos. 

Los países menos poderosos tuvieron más espacio para afirmar su independencia y a menudo se mostraron resistentes a la coerción o a la seducción de las superpotencias.

En el decenio de 1970 se produjo un alivio de las tensiones de la guerra fría, tal como se puso de manifiesto en las conversaciones sobre la limitación de las armas estratégicas (SALT) que condujeron a los acuerdos SALT I y II de 1972 y 1979, respectivamente, en los que las dos superpotencias establecieron límites a sus misiles antibalísticos y a sus misiles estratégicos capaces de transportar armas nucleares. 

A ello siguió un período de renovadas tensiones de la Guerra Fría a principios del decenio de 1980, en el que las dos superpotencias continuaron su acumulación masiva de armas y compitieron por la influencia en el Tercer Mundo. Pero la Guerra Fría comenzó a decaer a finales de los años 80 durante la administración del líder soviético Mijail S. Gorbachov. 

Desmanteló los aspectos totalitarios del sistema soviético y comenzó los esfuerzos para democratizar el sistema político soviético. Cuando los regímenes comunistas de los países del bloque soviético de Europa oriental se derrumbaron en 1989-90, Gorbachov consintió en su caída. 

El ascenso al poder de los gobiernos democráticos de Alemania oriental, Polonia, Hungría y Checoslovaquia fue seguido rápidamente por la unificación de Alemania occidental y oriental bajo los auspicios de la OTAN, de nuevo con la aprobación soviética.

Mientras tanto, las reformas internas de Gorbachov habían debilitado su propio Partido Comunista y habían permitido que el poder se trasladara a Rusia y a las demás repúblicas constituyentes de la Unión Soviética.

A finales de 1991 la Unión Soviética se derrumbó y de su cadáver nacieron 15 naciones recién independizadas, entre ellas una Rusia con un líder anticomunista elegido democráticamente, por lo tanto, hasta este momento, la Guerra Fría había llegado a su fin.

Tratados más importantes en materia de control y reducción de armas nucleares

El más importante de los tratados firmados por estas potencias en conflicto, es el Tratado de no Proliferación Nuclear (TNP) que se firma en 1968 y entró en vigor en 1970. En la actualidad este tratado está conformado por 190 Estados miembros (firma y ratificación) y 93 paises firmantes que están divididos en dos categorías:

Los paises que tienen armas nucleares, y que son denominados como los que ya las tenían en su poder antes de 1967 (EEUU, Rusia, China, Reino Unido y Francia), pero que tienen el firme compromiso de no pasar estas armas, materiales o tecnología a terceros países. Además del compromiso de disminuir los arsenales hasta terminar de reducirlos por completo, pero que no tienen fecha límite para ello.

El segundo grupo de paises que son los que no tienen las armas nucleares, sin embargo, pueden desarrollar la energía nuclear aunque solo sea con fines pacíficos (energía y ciencia), y están comprometidos a no producir armas nucleares ni transferir o derivar investigación y logros nucleares. Pero, aún cuando existe este y otros tratados, hay paises que han adquirido armas nucleares luego de la firma y ratificación a partir de 1967. Estos paises son La India, Pakistán e Israel, y lo hicieron porque no firmaron el tratado más importante, y Corea del Norte, que lo firmó en 1985, luego  dejó el tratado en el 2003.

Categorías:

Sin respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quienes Somos - Política de cookies - Política de privacidad | 2020 - cenarec.org/ - Todos los derchos reservados.